19 octubre 2005

 

ETICA DE LA FRAGILIDAD Y DILEMAS ETICOS DEL ADULTO MAYOR



DESCRIPCION Y ANALISIS- AMPLIAR INFORMACION



En las últimas décadas se ha observado un aumento creciente de la población de adultos mayores. Dentro de estos, el grupo que más ha aumentado es el de los mayores de 85 años, quienes son también los más frágiles y en más alto riesgo de presentar enfermedades crónicas discapacitantes y declinación funcional.

Alguna definiciones de envejecimiento son:

“Serie de modificaciones morfológicas, bioquímicas psicológicas y funcionales que origina el paso del tiempo en todos los seres vivos”

"Definimos el envejecer como un proceso dinámico, gradual, natural, e inevitable, proceso en el que se dan cambios a nivel biológico, corporal, psicológico y social. Transcurre en el tiempo y esta delimitado por éste.
Cuando decimos proceso *dinámico, nos referimos a que no es una etapa rígida, igual para todos y cronológicamente demarcada; al contrario proceso dinámico habla de un continuo dialéctico: por eso decimos que es una parte más del crecimiento del ser humano como lo es la niñez, la adolescencia o la adultez. El organismo humano crece desde que nace (y antes) hasta que muere.
La vida es una continuidad de crecimiento permanente. Decimos también que es natural e inevitable: esto habla de que no debe tomarse como una enfermedad. Todo ser vivo nace, crece y envejece. Solo la muerte puede evitar el envejecimiento"

DEFINICIÓN DE FRAGILIDAD


Existen numerosas definiciones:

-Estado que pone al individuo en riesgo de desarrollar efectos adversos para su salud.

-Estado en que la reserva fisiológica está disminuida, llevando asociado un riego de incapacidad.

-Síndrome consuntivo del adulto mayor que se correlaciona con el desarrollo de riesgo de morbi-mortalidad.

A la última etapa del proceso de fragilización se le denomina dependencia. La dependencia se puede definir como la incapacidad en una o más de las actividades básicas de la vida diaria, aunque ésta no necesariamente es la última etapa de la vida, también lo puede ser la fragilización.


Las personas dependientes presentan más riesgos que los frágiles. De allí surge el concepto de peligrosidad intrínseca. De acuerdo a la evolución natural, alrededor del 60% de los individuos independientes se mantienen así a los 2 años. De los frágiles, el 56% continúan en la misma etapa, el 19% se vuelve dependiente y el 13% fallece. Finalmente, el 57% de los individuos dependientes permanecen en esta etapa y el 34% fallecen, a los 2 años.

Adulto mayor y fragilidad:

El estado de fragilidad es caracterizado por una disminución de la resistencia y de las reservas fisiológicas del adulto mayor ante situaciones estresantes, a consecuencia del acumulativo desgaste de los sistemas fisiológicos, causando mayor riesgo de sufrir efectos adversos para la salud. Tiene un valor predictivo para la aparición de efectos adversos para la salud, pues los sujetos frágiles poseen mayor porcentaje de hospitalización, caídas y muerte. Este valor se mantiene después de ajustar los factores socioeconómicos, los síntomas depresivos y la discapacidad, por tanto, el síndrome de fragilidad constituye un factor de riesgo que tiene carácter independiente.

En términos generales:

Factores determinantes de la fragilidad


-Mayor de 75-80 años

-Pluripatología

-Polifarmacia

-Problemas cognitivos-afectivos

-Reingresos hopsitalarios

-Patología crónica invalidante

-Sin apoyo o soporte social

-Problemas en la deambulación(caídas,miedo caerse.).

-Pobreza

FENOTIPO DE FRAGILIDAD


-Tres o más medida que confirman disminución de peso.

-Deambulación lenta.

-Bajo nivel de actividad física.

-Sensación de agotamiento.

-Poca fuerza de prehensión.

-Causa; disfunción hipotálamo-hipofiso-adrenocortical.

VALORACIÓN DEL PACIENTE FRÁGIL.


-Fundamentalmente la valoración geriátrica integral.

-Existen diversos test .


BREVE EVALUACIÓN GERIATRICA

-Medicación(anticolinérgicos,sicotrópicos) calcule clearence de creatinina.

-Movilidad(get up and go).

-Memoria(test de tres objetos,MMS).

-Actividad del diario vivir(básico,instrumental).

-Soporte social.

-Audición .

-Visión(con y sin lentes).

-Incontinencia.

-Nutrición(baja de más de 5 kg. en 6 meses).

-Depresión(escala de Yesavage).


CONSECUENCIAS CLÍNICAS:

-Presentación atípicas de enfermedades.

-Falla de los sistemas frágiles.

-Alto riesgo de deterioro funcional.

-Reacciones atípicas a drogas.

-Lenta recuperación.


MANEJO MÉDICO:

-Manejo de enfermedades agudas.

-Manejo de las consecuencias clínicas.

-Equipo multidiciplinario.

-Tratamiento:no fumar,mantener un correcto BMI, realizar ejercicio.

-En estudio :terapia antioxidante, remplazo hormonal(testosterona, estrógenos, GH, DHEAS, etc.).


CONCLUSIONES:

-La fragilidad representa una falla en la integración de los órganos y sistemas sociales requeridos para mantener la independencia.

-Existen marcadores séricos de desbalance metabólico pero poco específicos para fragilidad.

-El personal de salud tiene un importante rol en promover un estilo de vida saludable ,promover medidas preventivas, para fragilidad permitiendo a las personas mayores lograr un vejez exitosa y saludable.

BIOÉTICA DE LA ATENCIÓN AL INDIVIDUO ENVEJECIDO

Una de las metas priorizadas de todas las sociedades, en las que la transición demográfica ha elevado el tanto por ciento de personas mayores, es aumentar los recursos de salud, de personal médico especializado y de equipamiento médico para asistir a este tipo de personas, que por haber vivido al menos 60 años tiene conformada una estructura histórica como ser humano.

Las personas mayores deben ser asumidas por el resto de la sociedad como lo que son: humanos que han tenido la dicha, la gloria, la satisfacción y la oportunidad de transitar un gran trecho, un gran espacio a través del tiempo, y han experimentado vivencias positivas, vivencias negativas en su interrelación con el mundo, con la naturaleza y con la sociedad. Tales seres humanos se han realizado en planos profesionales y personales según la estrategia que se trazaron en un momento dado.

Llegar a la tercera edad es un orgullo y no un infortunio que todos debemos interiorizar para con nosotros y para con los demás.


PRINCIPIOS BIOETICOS

No maleficencia y asistencia geriátrica

"Lo primero es no hacer daño". Frase tan vieja como vigente. Frase que en nuestra profesión. En la que estamos autorizados y capacitados para atender e interactuar con otro ser humano en el plano de su salud, sus conductas, su forma de pensar o sentir, deberíamos repetirla cada día por la gran importancia que reviste en nuestra especialidad.

Una de las grandes peculiaridades que tiene la geriatría, por ejemplo en el plano de la terapéutica es que, paradójicamente, siempre que sea posible debemos curar o aliviar con la menor cantidad de fármacos y en la menor dosis. De no ser así, la interacción entre diferentes drogas y la sumatoria de efectos de cada una podrían conducir a situaciones delicadas que incluso pondrían en peligro la vida o el bienestar del anciano. En esta relación peculiar médico-paciente se debe ser muy juicioso y analítico.

No lograr una comunicación adecuada dentro de cánones de respeto y dignidad, se aleja de los principios eticomorales que deben distinguir al profesional de la medicina que atiende al anciano. A este se le debe trasmitir siempre, que la relación que establecemos con él es estrecha y debemos tener presente que a veces requiere contacto físico: poner la mano sobre el hombro del paciente o estrechar la de él. Este gesto en geriatría tiene a veces más grandiosidad y beneficio que la actitud diagnóstica más brillante. Logra la cercanía, la confianza, la seguridad y hace sentir al anciano que el médico-enfermera estará a su lado "hombro con hombro" en la lucha contra algo común: la enfermedad, el aislamiento, la soledad, la pobreza o contra todas ellas juntas. En pocas palabras: lucha contra el sufrimiento humano.

Saber escuchar minuciosamente el alegato del enfermo da ventajas incalculables para el médico y gran sensación de respeto hacia el anciano. Ello implica beneficencia.

No evaluar al anciano como un conjunto humano de varias dimensiones y con serios conflictos, a veces múltiples, es maleficencia.

No educar al adulto mayor y a sus familiares acerca de una enfermedad o situación es también poco ético y reprobable.

No informar con detalle en qué consisten las investigaciones que se realizarán, que muchas veces son molestas y trabajosas, denota insuficiencia profesional y superficialidad en la relación médico-enfermo.

Sonreír en ocasiones tiene más valor que el mejor antidepresivo. Esto es, a mi juicio, hacer el bien y siempre es posible y humanamente virtuoso.

La excelencia en la relación enfermera-paciente en nuestro ámbito debe ser la meta de todos y cada uno de nosotros.

Mejorarnos cada día, buscando métodos y vías para brindar nuestros servicios y aplicar los conocimientos científicos del modo más humano posible es estrategia obligada en nuestra relación con el paciente.

Justicia

Todos tiene igual derecho a recibir los servicios de salud.

Los ministerios de salud del mundo se plantean políticas de atención preferencial para el adulto mayor; considerando la prevención de enfermedades y la promoción de salud y esto es justicia social. En geriatría estas directivas se concretan logrando que un mayor número de personas mayores logren el alcance y disfrute de una vejez saludable, con el propósito de mejorar la calidad de vida, la independencia, tanto en el micromundo como en el macromundo del adulto mayor.

Asumir las potencialidades que el individuo lleva consigo mismo al arribar a la séptima década de la vida, es también justicia desde el punto de vista bioético.

Permitir la incorporación de los ancianos válidos en todas las actividades donde pueden, deban y quieran continuar siendo útiles, en el hogar, el barrio, el centro de trabajo y otros, de manera que no se conceptúen como carga económica improductiva.

Respetar su espiritualidad, sus costumbres, cultura, moral, puntos de vista, religiosidad, son derechos inalienables.

Autonomía

El hecho de ser mayor no resta derechos a decidir por sí mismo sobre conductas médicas, investigativas o terapéuticas.
El anciano es un ser activo, no pasivo. Es ético concebir la relación entre médico y paciente como una interacción entre sujetos activos.

APLICACIÓN EN QUEHACER PROFESIONAL

Debido a la fragilidad a la que son susceptibles los adultos mayores la relación de ayuda que puede ejercer la enfermera es de vital importancia desde el punto de vista de la prevención y promoción de la salud considerando la buena correlación entre la capacidad de valerse por sí mismo y la autoestima y entre autovalencia y percepción de buena calidad de vida, ya que quien es capaz de hacer las cosas por sí mismo tiene una percepción más positiva de sí que quien depende de terceros.Por ello siempre es importante considerar siempre dentro de nuestro quehacer que toda persona mayor debe ser evaluada de forma multidimensional: biológico-psicológico-socioeconómico y funcionalmente. Esta última, la más importante evaluación, nos permite conocer el grado de independencia o autonomía del adulto mayor y la movilidad diaria: bañarse, comer por sí solo, vestirse y otras, que pueden medirse cuantitativamente y definen la calidad de vida.

En la última etapa de la vida, el cuidado del anciano se parece mucho al cuidado del enfermo terminal, y los aspectos éticos en la toma de decisiones son clave. La toma de decisiones éticas es parte del diario quehacer de las enfermeras geriátricas.

Es aquí cuando conceptos como violencia, negligencia y diligo toman vital importancia dentro nuestro quehacer.

¡Todo lo que ha vivido vive siempre! Así como a la estructura del hombre llega a la infancia y llega a la vejez, a otros receptáculos de vida llegan florecimiento y decadencia que, sabiéndolo el sabio, no los teme.

Mahabharata. Poema épico hindú.


Comments: Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?