30 octubre 2005

 

INTRODUCCION


Este blog se crea con el fin de realizar un trabajo para un ramo de ética y bioética correspondiente a la malla de la carrera de Enfermería de la Universidad Andrés Bello (Santiago, Chile).
A través de este sitio se pretende entregar información sobre la interesante rama de la ética y bioética descubriendo diversos ámbitos en las que se desenvuelve, bajo la convicción de que ésta es vital para nuestro desempeño como futuros profesionales de la salud. Bajo esa perspectiva y considerando a ésta una rama que anima a la reflexión y a la discusión es que invitamos a compañeros, docentes y profesionales de la salud que dejen sus comentarios frente a los diversos documentos que iremos presentando a través del semestre.

29 octubre 2005

 

TABLA DE CONTENIDOS


1) Introducción
2) Documentos:

- Bases Conceptuales de ética y bioética
- Ética en el quehacer de enfermería
- Aplicación de principios bioéticos (caso clínico)
- Ética del cuidado
- Código de ética
- Ética científica:



- Modelo de consentimiento informado
- Ética y pediatría
- Comités de ética hospitalaria
- Éticas de la fragilidad y dilemas éticos del adulto mayor

- Ética del dolor
- Dilemas éticos del final de la vida
- Ética y SIDA
- Ética y Derecho
- Ensayo bioetica

3) Bibliografía

28 octubre 2005

 

Bases conceptuales de etica y bioética




Definición de ética
La ética es la contrucción moral que orienta las actitudes y los comportamientos profesionales para la consecución de objetivos profesionales, todo ello, desde la doble vertiente del reconocimiento del ser humano en su totalidad y el respeto de los valores sociales. Esencialmente, la ética es el estudio sistemático más formal de las creencias morales, en tanto que la moral es el apego a los valores personales informales.

Ética profesional de enfermería
La ética de enfermería estudia las razones de los comportamientos en la práctica de la profesión, los principios que regulan dichas conductas, las motivaciones, los valores del ejercicio profesional, los cambios y las transformaciones a través del tiempo.
Ambito de la ética en enfermería
Los dilemas éticos que puede enfrentar una enfermera en el área medicoquirúrgica son numerosas y diversos. El estar consciente de los conceptos filosóficos subyacentes ayuda a la enfermera a superar estos dilemas. El comprender la función de la enfermera profesional en la toma de deciciones permite a las enfermeras articular posiciones éticas y desarrollar habilidades para tomar este tipo de decisiones.

Definición de bioética y principios éticos
La Bioética es la ciencia que estudia los problemas éticos que surgen en la aplicación de la ciencia y la técnica en los ámbitos de la salud.
Los principios de la Bioética son las normas básicas que deben guiar la práctica profesional de las ciencias biomédicas.

Principalismo (4 principios)

1. Igualdad
2. De conformidad con sus necesidades.
3. De conformidad con su esfuerzo.
4. De conformidad con la distribución social.
5. De conformidad con su mérito.
6. De conformidad con los requerimientos legales.

La justicia retributiva se relaciona con la distribución de los castigos.


27 octubre 2005

 

Ética en el quehacer de enfermería




De manera de ejemplificar de una forma clara y simple los aspectos de la ética en enfermería aplicamos esto al proceso.

Etapa de Valoración

Respetar la individualidad del paciente (su sistema de valores) al realizar la entrevista y el examen físico de enfermería bajo condiciones de privacidad. Saber escuchar (durante la entrevista). Actuar con justicia (realizar una adecuada clasificación de la información y dar prioridad a los aspectos más importantes) sobre la base de una adecuada valoración.

Etapa de Intervención

Respetar los principios de "no maleficencia" y beneficencia al realizar las acciones dependientes de enfermería (cumplimiento de las indicaciones médicas), las interdependientes (en colaboración con psicólogos, sociólogos, trabajadores sociales y tecnólogos de la salud) y las independientes, para cuya realización deberán ser cuidadosamente seleccionadas las alternativas. En todos los casos deberá mostrarse pericia y prudencia, previendo los recursos necesarios para cualquier emergencia que pueda presentarse. Respetar la autonomía del paciente, antes de cualquier acción de Enfermería deberá informarse al paciente sobre la técnica o procedimiento a emplear, sus riesgos y beneficios, y sobre todo, esperar a tener su consentimiento para proceder a actuar. Actuar con justicia al jerarquizar al paciente más necesitado, o al dar satisfacción de la necesidad más urgente, así como tener siempre disponible los recursos materiales necesarios para enfrentar cualquier urgencia.

Etapa de Evaluación

Respetar la autonomía del paciente, tomando en consideración su criterio en relación con el alcance de las expectativas trazadas y recordar siempre que las expectativas son del paciente, y que el personal de enfermería sólo se suma a ellas y contribuye con su competencia y desempeño a su más rápido alcance.

En los aspectos anteriores queda evidenciado que el personal de Enfermería es responsable de respetar siempre al ser humano con el propósito de ayudarlo. La Enfermería tiene tanto que ver con la asistencia de los seres humanos, que no resulta sorprendente que esta profesión esté preparada para actuar como agente de cambio. La responsabilidad profesional del personal de Enfermería consiste en aplicar en todo ámbito, los principios de protección de la humanidad, deben como defensores de los seres humanos, ayudar a los pacientes a encontrar un significado o un propósito a su vida o a su muerte. El respeto al ser humano es el fundamento de las relaciones humanas y constituye un deber moral de cada hombre que, en el caso de los profesionales de la salud adquiere una connotación mayor, porque la propia sociedad les ha asignado un importante encargo: la protección de la salud de grandes masas. La meta del profesional de Enfermería es el fomento de la salud, lo cual produce cambios para fomentar el bienestar.

26 octubre 2005

 

Caso Clínico


En la UCI pediátrica del Hospital el Pino se encuentra Javierita, una recién nacida prematura de 33 semanas que se bate entre la vida y la muerte, a su pequeña edad lucha por sobrevivir con la ayuda del personal médico de esta institución.
A partir de esto surge la pregunta; el dilema ético, sobre el apoyo que deben recibir los prematuros extremos, una pequeña que tiene muy pocas probabilidades de sobrevivir. Surgen preguntas tales como: ¿vale realmente la pena gastar recursos en una persona con pocas posibilidades de sobrevivencia?



Principios Eticos Básicos:

A partir del caso clínico anterior se analizan los cuatro principios éticos básicos

a) Beneficencia: el principio de beneficencia se refiere a hacer el bien, a buscar siempre el mejor interés del paciente.
A partir de esto podemos decir que al momento de tener que brindarle atención a un paciente, sea cual sea la condición en que se encuentre debemos velar por su salud y recuperación, no importándonos los recursos invertidos en caso de no tener un buen resultado; ya que este paciente es también una persona y se merece el mismo trato que brindaríamos a cualquier otro; procurando siempre hacer el bien y entregando los mejores cuidados para esta persona.
Javierita es una paciente en la que no se sabe si los esfuerzos médicos van a tener efecto en su recuperación, pero no por ello se debe ignorar su condición dejándola sin atención, se deberá hacer lo posible para su recuperación, todo lo que este al alcance del personal médico.

b) No maleficencia: este principio se basa en no causar daño alguno al paciente.
A Javierita el personal del servicio le brindará los mejores cuidados teniendo siempre presente no causarle daño, por más necesario que sea un procedimiento, si se le causa daño al paciente debe cuestionarse.

c) Autonomía: este principio esta basado en el respeto por la autonomía del individuo.
En este caso puntual la paciente no puede expresarse por si misma por lo cual sus padres son los interlocutores de esta, respetándose las decisiones que ellos tomen para el tratamiento de su hija.

d) Justicia: este principio se sustenta en la obligación ética de dar a cada una de las personas lo que verdaderamente necesita o corresponde, en consecuencia con lo que se considera correcto y apropiado desde el punto de vista moral.
Con este principio queda claro que Javierita debe recibir toda la atención médica de acuerdo a su condición con todos los insumos correspondientes para su tratamiento, no siendo una barrera para la entrega de estos su imposible recuperación.

25 octubre 2005

 

Etica del cuidado

Ética del cuidado
Se define cuidado como la preocupación por el compromiso y el deseo de actuar por el beneficio de las personas con las que se tiene una relación estrecha. Establece que en muchas relaciones humanas las condiciones no son equitativas y que para que la respuesta moral sea deseable, lo importante es atender las necesidades humanas y no tanto respetar estrictamente sus derechos. Así, es necesaria una identificación con el sujeto en toda relación moral.
La ética del cuidado le otorga a las emociones un papel moral, basándose en que tener una actitud emocional determinada y expresar la emoción apropiada es moralmente relevante. Los agentes morales deben tener en cuenta también los sentimientos de las personas con las que se interactúa, pensando en sus necesidades y circunstancias.

Derechos-código de ética
Con la Declaración Universal de Derechos Humanos y en vista que la relación médico/paciente se ha modificado, de una relación de carácter paternalista se ha pasado a otra de "Autonomía", dando origen a nuevos y diferentes problemas en la práctica diaria a los que trata de dar respuesta la BIOÉTICA.
La sociedad y los individuos reivindican y exigen, a través de "la defensa de los consumidores", y "derechos de los pacientes", una relación adulta, de personas que mutuamente se necesitan y respetan. De este contexto histórico surge la 1ª Carta de Derechos del paciente (1973) que de alguna manera viene a salvaguardar la autonomía del enfermo frente al hospital.

En relación con lo anterior se establece un Código de ética del CIE orienta a las enfermeras en sus opciones de cada día y sostiene su negación a participar en actividades contrarias a la prestación de cuidados y a la curación.
Según Ivone Evangelista Cabral (Brasil), cuidar y educar es un compromiso ético de las enfermeras que tienen como objetivo promover la vida. Su actuación alerta a nosotros que la salud física y mental es importante para la auto realización del ser humano. De este modo: "CUIDANDO DE TI, TENGO LA OBLIGACIÓN MORAL DE ENSENARTE A CUIDAR DE TI MISMO, A LO MEJOR QUE YO QUIERA MANTENERTE EN LA DEPENDENCIA DE MI SABER, DE MI PODER; LO QUE SERÍA AL REVÉS DE LA PROPIA DEFINICIÓN DEL CUIDAR".
En base a lo anterior y considerando los principales valores éticos (empatía, responsabilidad y confianza, entre otros) es que está enmarcado nuestro quehacer como enfermeras.


Hay diversas teorías de ética de los cuidados, pero en este texto se referirá de forma especial a Carol Gilligan, quien elaboró un cuadro del desarrollo moral en el ámbito de la ética del cuidado que corresponde en grandes líneas al cuadro que propuso Kohlberg en el ámbito de la ética de la justicia. Aunque formalmente los tres niveles de desarrollo que propone Gilligan se estructuran sobre la dinámica de los de Kohlberg, su contenido es muy diferente. Esto tiene que ver con las diferencias básicas entre estas éticas: ambas defienden la igualdad, pero la ética de la justicia pone el acento en la imparcialidad y la universalidad, lo que elimina las diferencias, mientras que la del cuidado pone el acento en el respeto a la diversidad y en la satisfacción de las necesidades del otro. Los individuos de la ética de la justicia son formalmente iguales, han de ser tratados de modo igualitario, los de la ética del cuidado son diferentes e irreductibles y no deben ser dañados.


23 octubre 2005

 

CODIGO DE ETICA

Don José es adulto mayor de 89 años, es una persona indigente que acostumbra dormir cerca del hospital barras luco. No se conocen familiares ni personas cercanas a las cuales se le pueda informar sobre su estado de salud. Hace dos días atrás se le encontró en muy malas condiciones acostado junto a sus fieles perros, únicos compañeros y amigos de don josé. Al ingreso se le diagnostico neumonía mixta por lo cual se lo dejo hospitalizado en el servicio de medicina del hospital barros luco. Actualmente lleva hospitalizado 8 días, además de la neumonía presenta escaras de gran magnitud en la zona sacra, talones y trocantes (izquierdo y derecho), todas con infección. En relación a su complicada situación socioeconómica, se le agrega un trastorno de desnutrición severa.
Debido a su complicado estado de salud, sus bajas defensas y su edad avanzada, además de las enfermedades concomitantes (Insuf. Cardiaca e Hipertensión) el 5° día de hospitalización hizo un Paro Cardiorespiratorio, gracias a la rápida acción del equipo médico salió satisfactoriamente de él; pero desde aquel día se cuestiona que hacer con el estado de salud de don José. No muestra signos de recuperación, se cree que está en la etapa final de su vida por lo cual no debería gastarse recursos por ejemplo en las curaciones de las escaras ya que es algo que no muestra signos de mejoría y además se complementa con el deterioro progresivo del paciente, por lo cual las curaciones se le hacen día por medio y no diariamente como correspondería. También se cuestiona si es realmente conveniente reanimar en caso de un segundo paro.

Aplicación Código de ética:

LA ENFERMERIA Y EL SER HUMANO, DEBERES DE LAS ENFERMERAS/OS
De acuerdo a lo señalado en el articulo 4 de este punto:
"La Enfermera/o está obligada/o tratar con el mismo respeto a todos, sin distinción de raza, sexo, edad, religión, nacionalidad, opinión política, condición social o estado de salud."
Con esto se destaca que don José a pesar de su avanzada edad y sus diferentes patologías sigue siendo un ser humano que merece ser tratado como todos hasta su último día haciéndose todo lo que le corresponde al equipo de salud por su bienestar; lo que en este caso no se está cumpliendo ya que se optó por no realizar curaciones a diario sino que día por medio.

DERECHOS DE LOS ENFERMOS Y PROFESIONALES DE ENFERMERIA
En el articulo 15 se señala que :
"La Enfermera/o garantizará y llevará a cabo un tratamiento correcto y adecuado a todas las personas que lo necesiten, independientemente de cuál pueda ser su padecimiento, edad o circunstancia de dichas personas."
En este caso clínico este articulo no se está cumpliendo ya que se optó en realizar las curaciones día por medio para optimizar los recursos pero teniendo claro que no es la forma correcta, no es el mejor procedimiento.

LA ENFERMERIA ANTE EL DERECHO A UNA ANCIANIDAD MAS DIGNA, SALUDABLE Y FELIZ COMO CONTRIBUCION ETICA Y SOCIAL AL DESARROLLO ARMONIOSO DE LA SOCIEDAD
Según lo señalado en el articulo 43, se destaca que:
Las Enfermeras/os deben prestar atención de salud tanto al anciano enfermo como sano, al objeto de mantener su independencia, fomentando su autocuidado para garantizar un mejoramiento de la calidad de vida.
En este caso al anciano se le presta la atención médica pero no es la adecuada, además no se está garantizando la mejor calidad de vida para el paciente, para ello habría que cumplir como corresponde con el tratamiento y no simplemente dejarlo morir.

EL PERSONAL DE ENFERMERIA ANTE EL DERECHO QUE TODA PERSONA TIENE A LA LIBERTAD, SEGURIDAD Y A SER RECONOCIDOS, TRATADOS Y RESPETADOS COMO SERES HUMANOS
En el articulo 50 se destaca :
En caso de emergencia, la Enfermera/o está obligada/o a prestar su auxilio profesional al herido o enfermo. En situaciones de catástrofe, deberá ponerse voluntariamente a disposición de quienes coordinan los programas de ayuda sanitaria.
A través de esto se puede deducir que en el caso que don José haga un paro cardiaco la enfermera debe optar por la vida del paciente a pesar que este sea un anciano.

NORMAS COMUNES EN EL EJERCICIO DE LA PROFESION
El artulo 52 señala que:
La Enfermera/o ejercerá su profesión con respeto a la dignidad humana y la singularidad de cada paciente sin hacer distinción alguna por razones de situación social, económica, características personales o naturaleza del problema de salud que le aqueje. Administrará sus cuidados en función exclusivamente de las necesidades de sus pacientes.
Una vez más podemos darnos cuenta que en este caso no se está actuando como lo señala el código de ética; el paciente merece morir dignamente, y no porque sea un paciente terminal se le deben negar las atenciones haciendo más traumático su proceso de muerte.
En el articulo 57 el código de ética se refiere a:
La Enfermera/o debe ejercer su profesión con responsabilidad y eficacia, cualquiera que sea el ámbito de acción.
Las enfermeras que están tratando a este paciente no están actuando responsable y eficientemente ya que están negando cuidados que saben son necesarios para el paciente.

22 octubre 2005

 

Ética científica


INVESTIGACION BIOMEDICA

Ampliando información...
“Desde el comienzo de la Segunda Guerra Mundial se realizaron, en Alemania y en los países ocupados, experimentos médicos criminales en gran escala sobre ciudadanos no alemanes, tanto prisioneros de guerra como civiles, incluidos judíos y personas
"asociales". Tales experimentos no fueron acciones aisladas o casuales de médicos o científicos que trabajaran aislados o por su propia responsabilidad, sino que fueron el resultado de una normativa y planeamiento coordinados al más alto nivel del gobierno, del ejército y del partido nazi, practicado como parte del esfuerzo de guerra total.
Existen pruebas de gran peso que nos muestran que ciertos tipos de experimentos sobre seres humanos, cuando se mantienen dentro de límites razonablemente definidos, son conformes con la ética general de la profesión médica. Quienes practican la experimentación humana justifican su actitud en que esos experimentos proporcionan resultados que benefician a humanidad y que no pueden obtenerse por otros métodos o medios de estudio. Todos están de acuerdo, sin embargo, en que deben observarse ciertos principios básicos a fin de satisfacer los requisitos de la moral, la ética y el derecho”

CÓDIGO DE NUREMBERG (1946)

...Análisis de lo aprendido...
En base a lo anterior se fundamenta la existencia de comités de ética, diversas medidas de protección y normas jurídicas que regulan el adecuando comportamiento de instituciones y profesionales.

El Comité de Ética es un recurso que los pacientes, los padres, y los equipos del cuidado médico pueden utilizar cuando confrontan dilemas éticos que se presentan durante el tratamiento de un paciente. Los casos son analizados desde el punto de vista clínico, ético, espiritual, y legal. El comité es un foro de apoyo. No es un cuerpo que toma decisiones, ni tampoco reemplaza la relación de médico-paciente-familia.

Todos los mecanismos antes señalados establecen que la investigación clínica debe poseer:
Responsabilidades éticas:
- Obtener el consentimiento Informado
- Basarse en normas de buenas prácticas clínicas
- Mantener la integridad de los pacientes
Consideraciones éticas
- Respeto a los principios de autonomía, beneficencia, no maleficencia y justicia
- Revisión y aprobación del protocolo por un Comité de Ética e Investigación
- Firma del Consentimiento Informado

Como se señala dentro de las responsabilidades éticas es fundamental el consentimiento informado, y es por ello se profundizará más sobre éste tema

CONSENTIMIENTO INFORMADO

El consentimiento informado es el procedimiento que garantiza que el sujeto ha expresado voluntariamente su intención de participar en el ensayo clínico, después de haber comprendido la información que se le ha dado acerca de los objetivos del estudio, beneficios, incomodidades y riesgos previstos, alternativas posibles, derechos y responsabilidades. El documento de consentimiento informado acredita que dicho consentimiento ha sido otorgado. De acuerdo a lo que dice el Convenio para la protección de los Derechos Humanos y la dignidad del ser humano con respecto a las aplicaciones de la Biología y la Medicina (Aprobado por el Comité de Ministros el 19 de noviembre de 1996) en el Capítulo II: Consentimiento se establece la Protección de las personas que no tengan capacidad para expresar consentimiento (Art.6) o sufran de trastornos mentales (Art.7)
Contendrá información referente a los siguientes aspectos del ensayo clínico:

1. Objetivo
2. Metodología empleada
3. Tratamiento que puede serle administrado, haciendo referencia al placebo si procede.
4. Beneficios derivados del estudio.
5. Incomodidades y riesgos derivados del estudio (número de visitas, pruebas complementarias a que se someterá...).
6. Posibles acontecimientos adversos.
7. Tratamientos alternativos disponibles.
8. Carácter voluntario de su participación, así como posibilidad de retirarse del estudio en cualquier momento, sin que por ello se altere la relación médico-enfermo ni se produzca perjuicio en su tratamiento.
9. Personas que tendrán acceso a los datos del voluntario y forma en que se mantendrá la confidencialidad.
10. Modo de compensación económica y tratamiento en caso de daño o lesión por su participación en el ensayo, tal como consta en la Ley de medicamento.
11. Investigador responsable del ensayo y de informar al sujeto y contestar a sus dudas y preguntas, y modo de contactar con él en caso de urgencia.

MODELO CONSENTIMIENTO INFORMADO

Investigador responsable: Sofía Carter, Andrea Macías, Marcia Reyes
Título del protocolo: Presión venosa Central
Título del acta de consentimiento: Inserción catéter venoso central

Se me ha solicitado participar en un estudio de investigación que está estudiando la presión venosa central en pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva luego de una intervención quirúrgica. Al participar es este estudio, yo estoy de acuerdo en que se inserte un catéter en una vena de mi cuerpo ( basílica, femoral, yugular, subclavia) introduciéndola hasta la vena cava, manteniéndome acostado(decúbito supino)

Yo entiendo que:
- Los posibles riesgos de este procedimiento incluyen
formación de hematomas, obstrucción vía aérea, neumotórax, quilotórax e infección del catéter
No hay tratamientos alternativos y los posibles beneficios que tendré en este estudio son el mantener un control regular de la PVC y permitir acceso a otros tratamientos tales como: aporte de volumen, administración de drogas irritativas ya sea por su osmolaridad o ph, alimentación parenteral, hemodiálisis, entre otros, los que pueden ayudar al restablecimiento de mi período post- operatorio lo antes posible y con un menor riesgo de complicaciones.
- Cualquier pregunta que yo quiera hacer en relación a mi participación en este estudio deberá ser contestada por: Sofía Carter, Andrea Macías o Marcia Reyes, enfermeras a cargo de la Unidad de cuidados Intensivos del Hospital XX, ubicado en Miguel Fernández 2308. Fono: 4589874. Providencia,Santiago.
- Yo podré retirarme de este estudio en cualquier momento sin dar razones ni tampoco sin que esto me perjudique
- Los resultados de este estudio pueden ser publicados, pero mi nombre o identidad no será revelado y mis datos clínicos y experimentales permanecerán en forma confidencial, a menos que mi identidad sea solicitada por ley
- Mi consentimiento está dado voluntariamente sin que haya sido forzado u obligado
- En el caso que sea dañado físicamente como resultado del estudio, la atención y el tratamiento médico serán proporcionados en esta institución

Paciente o Responsable Legal: Enrique Pérez
Investigadores: Sofía Carter, Andrea Macías y Marcia Reyes
Testigo: María Castillo (Señora de Don Enrique)
Fecha: 17 septiembre 2005

Todo esto aplicado al quehacer del profesional de la salud se puede resumir en que:
- El profesional de la salud, debe ser el defensor del paciente ( representante )
- Contribuir a una concepción constructiva y dialógica de la relación sanitaria
- Transformación de las relaciones sanitarias
- Mejorar la comprensión de la actividad terapéutica

21 octubre 2005

 

ETICA Y PEDIATRIA




DESCRIPCION Y ANALISIS-INFORMACION ANEXA

La Real Academia de la Lengua española define niño(a) como:
1. Que está en la niñez
2. Que tiene pocos años.
3. Que tiene poca experiencia.
4. Que obra con poca reflexión y advertencia

Los derechos humanos de los niños, se encuentran articulados de forma precisa y completa en un tratado internacional de derechos humanos: la Convención sobre los Derechos del Niño. Estipula los derechos humanos básicos que deben disfrutar los niños en todas partes, sin discriminación alguna: el derecho a la supervivencia; al desarrollo pleno; a la protección contra las influencias peligrosas, contra el maltrato y la explotación; y a la plena participación en la vida familiar, cultural y social. Pero es muy importante también tener claro que los niños están protegidos mucho antes de su nacimiento con lo que conocemos como derechos del niño antes de nacer, dentro de los cuales podemos nombrar:

-Derecho a recibir tratamiento especializado.
-Igualdad de derechos dentro o fuera del seno materno.
-Discriminación calificar como niño deseado o no deseado.
-Protección especial del estado, su familia y la sociedad.
-Derecho a la vida.
-Derecho a nacer.
-Derecho de la madre a la asistencia médica.
-Derecho a la integridad física.
-Prohibición de procedimientos que afecten o detengan su desarrollo y crecimiento.
-Derecho a la no manipulación genética ni a la clonación.
-Derecho a no ser sometido a procedimientos que afecten su dignidad, integridad e identidad.

Luego de la aparición de los derechos del niño, en 1986, se redacta la Carta Europea de los niños hospitalizados, enumerando los derechos especiales que tienen que tienen cuando por alguna causa deben ser internados.

La hospitalización tiene grandes implicancias desde el punto de vista de él, de su entorno familiar y del equipo de salud que trabaja en servicios de pediatría. En el niño tanto la separación, el significado psicológico que tiene la experiencia hospitalaria y la enfermedad, se encuentran estrechamente relacionados. Ya que es la ausencia de la presencia materna, los cambios en su forma de vida, la inseguridad que representa él ¿qué vendrá? Llevan a la generación de pensamientos y de fantasías los cuales pretenden ser un sustituto temporal de aquello que les está faltando, y la incapacidad para asimilar los eventos producto de la experiencia son susceptibles de repercutir en la actitud del paciente ante la enfermedad y el tratamiento.

Es por ello que aquí es fundamental un trabajo multidisciplinario que oriente al niño y a la familia en como se debe llevar el proceso de hospitalización
Dentro del área de la pediatría son múltiples los dilemas éticos a los que nos podemos ver enfrentados como profesionales de la salud, por mencionar solo alguno tenemos los asociados a drogas, alcohol y abuso sexual, pacientes crónicos o el enfrentarse a la muerte del paciente pediátrico. También se puede observar como los adultos en muchas ocasiones no se les respeta la autonomía de los niños. Los profesionales, la familia elige por ellos con el deseo y la intención de mejorar su calidad de vida pero. ¿Quién mejor que uno mismo para entender su cuerpo y saber sus necesidades? No subestimemos a los niños, ellos también tienen derechos.

APLICACIÓN EN QUEHACER PROFESIONAL

La enfermera en el área de la pediatría es fundamental tanto antes de que el niño llegue a aeste mundo como durante toda su infancia no sólo ejerciendo su rol asistencial entendiéndose como la ejecución de técnicas y procedimientos sino que entregando verdaderos cuidados de enfermería, que incluyen la educación e integración al niño en los diferentes procedimientos que se le realizan, al igual que a su familia de modo que el proceso de hospitalización sea lo menos invasivo posible tanto para él como para el grupo familiar. Entendiendo el cuidado como el escuchar al niño, leerle un cuento, hacerle cariño o jugar con él.
Cuando nos referimos al inicio de la vida lo más importante es proteger los derechos de este niño antes de su nacimiento optando simpre por el derecho a la vida, un embarazo controlado, apoyo a la futuara madre tanto en la educación para el cuidado de este niño como en la asistencia para que este niño llegue en las mejores condiciones a este mundo, etcetera.
Es importante que como profesionales tengamos la gran convicción de la importancia de trabajar por los niños, por sus derechos y sus necesidades. No solo por que en ellos está la semilla de un mundo mejor sino porque son la realidad misma de la pureza y merecen la protección de todos.

Solo cuando tomemos conciencia de lo que los derechos significan podemos empezar a pensar en mejorar la calidad de vida de la niñez, tan maltratada y tan poco valorada hoy.

20 octubre 2005

 

COMITÉ DE ETICA HOSPITALARIA


DESCRIPCION Y ANALISIS- AMPLIAR INFORMACION

Los Comités de Ética Hospitalaria son grupos interdisciplinarios que se ocupan de las consultas, estudio, consejo y docencia frente a los dilemas éticos que surgen en a práctica de la atención médica hospitalaria. Se constituyen así en instancias o espacios de reflexión que buscan apoyar y orientar metódicamente, tanto a profesionales como a pacientes, en sus propias perspectivas. Estos grupos surgen como una necesaria respuesta a los enormes cambios en conceptos de la atención en Salud, la introducción creciente de nueva y costosa tecnología, la complejidad de las decisiones clínicas y terapéuticas, la mayor participación de los pacientes, y a la búsqueda de formas de aplicar principios éticos en estas situaciones.

Objetivos de los comités

Los objetivos de consultaría cumplen con la necesidad de analizar en profundidad los aspectos o conflictos éticos de casos clínicos que han suscitado dudas entre los médicos tratantes, el personal de enfermería o bien en los propios pacientes o sus familiares.

El objetivo educativo se refiere en primer lugar a la necesidad de formación en

Bioética y capacitación de los propios miembros del comité. A ello se agrega, como tarea fundamental, la responsabilidad de los CEH de actuar como instancia educativa en Bioética del conjunto de médicos, profesionales de colaboración y todo el personal de un hospital, así como a alumnos ya la comunidad.

El objetivo normativo de los CEH puede ser menos relevante cuando se trata de comités de un servicio clínico que en aquellos de todo un hospital. Sin embargo es ineludible que después del análisis de casos similares, de condiciones que se repiten, o del análisis de cierto número de casos de la misma naturaleza se planteen sugerencias de cambios o modificaciones en la forma de trabajo.

A estos tres objetivos básicos se agregan otros objetivos de los CEH, por ejemplo el análisis de proyectos de investigación se realiza en muchas instituciones, especialmente en centros universitarios, por comités especiales de Ética de la Investigación.

Constitución de los CEH

Los miembros ideales de los CEH incluyen profesionales médicos y de enfermería, trabajadores sociales, abogados, filósofos, teólogos y posiblemente antropólogos o sociólogos.- La incorporación de representantes de la comunidad tiene especial importancia e interés en el aporte de una visión que representa o que se acerca a la de los pacientes

Se ha establecido que el número de miembros debiera ser entre 6 y 10 personas, con un mínimo de 5 miembros para asegurar una reflexión grupal con enfoques y perspectivas diversas

Metodología para el análisis de problemas bioéticos

  1. Determinar el problema: físico, psicológico, sanitario, socioeconómico, legal
  2. Sintetizar el problema principal (si hay varios definirlos por separado)
  3. Realizar una lista de cursos posibles de acción para resolver el o los problemas
  4. Evaluar el nivel de los principios éticos
  5. Analizar las posibles consecuencias
  6. Contrarrestar las soluciones posibles
  7. Tomar la decisión final

APLICACIÓN EN QUEHACER PROFESIONAL

Como futuras profesionales de la salud debemos conocer qué son los comités de ética hospitalaria, y qué funciones desempeñan, de modo que sepamos ante qué situaciones se puede acudir a ellos. Por otra parte reconocer a estos organismos nos sirve para valorar su gran labor en cuanto a la resolución de problemas que requieren de gran reflexión y discusión por parte de un grupo de especialistas capacitados para tal misión.

Finalmente es fundamental reconocer que como futuras enfermeras y con la capacitación suficiente podríamos integrar un comité de ética hospitalaria, lo que le da una gran reconocimiento y valor a nuestra profesión

19 octubre 2005

 

ETICA DE LA FRAGILIDAD Y DILEMAS ETICOS DEL ADULTO MAYOR



DESCRIPCION Y ANALISIS- AMPLIAR INFORMACION



En las últimas décadas se ha observado un aumento creciente de la población de adultos mayores. Dentro de estos, el grupo que más ha aumentado es el de los mayores de 85 años, quienes son también los más frágiles y en más alto riesgo de presentar enfermedades crónicas discapacitantes y declinación funcional.

Alguna definiciones de envejecimiento son:

“Serie de modificaciones morfológicas, bioquímicas psicológicas y funcionales que origina el paso del tiempo en todos los seres vivos”

"Definimos el envejecer como un proceso dinámico, gradual, natural, e inevitable, proceso en el que se dan cambios a nivel biológico, corporal, psicológico y social. Transcurre en el tiempo y esta delimitado por éste.
Cuando decimos proceso *dinámico, nos referimos a que no es una etapa rígida, igual para todos y cronológicamente demarcada; al contrario proceso dinámico habla de un continuo dialéctico: por eso decimos que es una parte más del crecimiento del ser humano como lo es la niñez, la adolescencia o la adultez. El organismo humano crece desde que nace (y antes) hasta que muere.
La vida es una continuidad de crecimiento permanente. Decimos también que es natural e inevitable: esto habla de que no debe tomarse como una enfermedad. Todo ser vivo nace, crece y envejece. Solo la muerte puede evitar el envejecimiento"

DEFINICIÓN DE FRAGILIDAD


Existen numerosas definiciones:

-Estado que pone al individuo en riesgo de desarrollar efectos adversos para su salud.

-Estado en que la reserva fisiológica está disminuida, llevando asociado un riego de incapacidad.

-Síndrome consuntivo del adulto mayor que se correlaciona con el desarrollo de riesgo de morbi-mortalidad.

A la última etapa del proceso de fragilización se le denomina dependencia. La dependencia se puede definir como la incapacidad en una o más de las actividades básicas de la vida diaria, aunque ésta no necesariamente es la última etapa de la vida, también lo puede ser la fragilización.


Las personas dependientes presentan más riesgos que los frágiles. De allí surge el concepto de peligrosidad intrínseca. De acuerdo a la evolución natural, alrededor del 60% de los individuos independientes se mantienen así a los 2 años. De los frágiles, el 56% continúan en la misma etapa, el 19% se vuelve dependiente y el 13% fallece. Finalmente, el 57% de los individuos dependientes permanecen en esta etapa y el 34% fallecen, a los 2 años.

Adulto mayor y fragilidad:

El estado de fragilidad es caracterizado por una disminución de la resistencia y de las reservas fisiológicas del adulto mayor ante situaciones estresantes, a consecuencia del acumulativo desgaste de los sistemas fisiológicos, causando mayor riesgo de sufrir efectos adversos para la salud. Tiene un valor predictivo para la aparición de efectos adversos para la salud, pues los sujetos frágiles poseen mayor porcentaje de hospitalización, caídas y muerte. Este valor se mantiene después de ajustar los factores socioeconómicos, los síntomas depresivos y la discapacidad, por tanto, el síndrome de fragilidad constituye un factor de riesgo que tiene carácter independiente.

En términos generales:

Factores determinantes de la fragilidad


-Mayor de 75-80 años

-Pluripatología

-Polifarmacia

-Problemas cognitivos-afectivos

-Reingresos hopsitalarios

-Patología crónica invalidante

-Sin apoyo o soporte social

-Problemas en la deambulación(caídas,miedo caerse.).

-Pobreza

FENOTIPO DE FRAGILIDAD


-Tres o más medida que confirman disminución de peso.

-Deambulación lenta.

-Bajo nivel de actividad física.

-Sensación de agotamiento.

-Poca fuerza de prehensión.

-Causa; disfunción hipotálamo-hipofiso-adrenocortical.

VALORACIÓN DEL PACIENTE FRÁGIL.


-Fundamentalmente la valoración geriátrica integral.

-Existen diversos test .


BREVE EVALUACIÓN GERIATRICA

-Medicación(anticolinérgicos,sicotrópicos) calcule clearence de creatinina.

-Movilidad(get up and go).

-Memoria(test de tres objetos,MMS).

-Actividad del diario vivir(básico,instrumental).

-Soporte social.

-Audición .

-Visión(con y sin lentes).

-Incontinencia.

-Nutrición(baja de más de 5 kg. en 6 meses).

-Depresión(escala de Yesavage).


CONSECUENCIAS CLÍNICAS:

-Presentación atípicas de enfermedades.

-Falla de los sistemas frágiles.

-Alto riesgo de deterioro funcional.

-Reacciones atípicas a drogas.

-Lenta recuperación.


MANEJO MÉDICO:

-Manejo de enfermedades agudas.

-Manejo de las consecuencias clínicas.

-Equipo multidiciplinario.

-Tratamiento:no fumar,mantener un correcto BMI, realizar ejercicio.

-En estudio :terapia antioxidante, remplazo hormonal(testosterona, estrógenos, GH, DHEAS, etc.).


CONCLUSIONES:

-La fragilidad representa una falla en la integración de los órganos y sistemas sociales requeridos para mantener la independencia.

-Existen marcadores séricos de desbalance metabólico pero poco específicos para fragilidad.

-El personal de salud tiene un importante rol en promover un estilo de vida saludable ,promover medidas preventivas, para fragilidad permitiendo a las personas mayores lograr un vejez exitosa y saludable.

BIOÉTICA DE LA ATENCIÓN AL INDIVIDUO ENVEJECIDO

Una de las metas priorizadas de todas las sociedades, en las que la transición demográfica ha elevado el tanto por ciento de personas mayores, es aumentar los recursos de salud, de personal médico especializado y de equipamiento médico para asistir a este tipo de personas, que por haber vivido al menos 60 años tiene conformada una estructura histórica como ser humano.

Las personas mayores deben ser asumidas por el resto de la sociedad como lo que son: humanos que han tenido la dicha, la gloria, la satisfacción y la oportunidad de transitar un gran trecho, un gran espacio a través del tiempo, y han experimentado vivencias positivas, vivencias negativas en su interrelación con el mundo, con la naturaleza y con la sociedad. Tales seres humanos se han realizado en planos profesionales y personales según la estrategia que se trazaron en un momento dado.

Llegar a la tercera edad es un orgullo y no un infortunio que todos debemos interiorizar para con nosotros y para con los demás.


PRINCIPIOS BIOETICOS

No maleficencia y asistencia geriátrica

"Lo primero es no hacer daño". Frase tan vieja como vigente. Frase que en nuestra profesión. En la que estamos autorizados y capacitados para atender e interactuar con otro ser humano en el plano de su salud, sus conductas, su forma de pensar o sentir, deberíamos repetirla cada día por la gran importancia que reviste en nuestra especialidad.

Una de las grandes peculiaridades que tiene la geriatría, por ejemplo en el plano de la terapéutica es que, paradójicamente, siempre que sea posible debemos curar o aliviar con la menor cantidad de fármacos y en la menor dosis. De no ser así, la interacción entre diferentes drogas y la sumatoria de efectos de cada una podrían conducir a situaciones delicadas que incluso pondrían en peligro la vida o el bienestar del anciano. En esta relación peculiar médico-paciente se debe ser muy juicioso y analítico.

No lograr una comunicación adecuada dentro de cánones de respeto y dignidad, se aleja de los principios eticomorales que deben distinguir al profesional de la medicina que atiende al anciano. A este se le debe trasmitir siempre, que la relación que establecemos con él es estrecha y debemos tener presente que a veces requiere contacto físico: poner la mano sobre el hombro del paciente o estrechar la de él. Este gesto en geriatría tiene a veces más grandiosidad y beneficio que la actitud diagnóstica más brillante. Logra la cercanía, la confianza, la seguridad y hace sentir al anciano que el médico-enfermera estará a su lado "hombro con hombro" en la lucha contra algo común: la enfermedad, el aislamiento, la soledad, la pobreza o contra todas ellas juntas. En pocas palabras: lucha contra el sufrimiento humano.

Saber escuchar minuciosamente el alegato del enfermo da ventajas incalculables para el médico y gran sensación de respeto hacia el anciano. Ello implica beneficencia.

No evaluar al anciano como un conjunto humano de varias dimensiones y con serios conflictos, a veces múltiples, es maleficencia.

No educar al adulto mayor y a sus familiares acerca de una enfermedad o situación es también poco ético y reprobable.

No informar con detalle en qué consisten las investigaciones que se realizarán, que muchas veces son molestas y trabajosas, denota insuficiencia profesional y superficialidad en la relación médico-enfermo.

Sonreír en ocasiones tiene más valor que el mejor antidepresivo. Esto es, a mi juicio, hacer el bien y siempre es posible y humanamente virtuoso.

La excelencia en la relación enfermera-paciente en nuestro ámbito debe ser la meta de todos y cada uno de nosotros.

Mejorarnos cada día, buscando métodos y vías para brindar nuestros servicios y aplicar los conocimientos científicos del modo más humano posible es estrategia obligada en nuestra relación con el paciente.

Justicia

Todos tiene igual derecho a recibir los servicios de salud.

Los ministerios de salud del mundo se plantean políticas de atención preferencial para el adulto mayor; considerando la prevención de enfermedades y la promoción de salud y esto es justicia social. En geriatría estas directivas se concretan logrando que un mayor número de personas mayores logren el alcance y disfrute de una vejez saludable, con el propósito de mejorar la calidad de vida, la independencia, tanto en el micromundo como en el macromundo del adulto mayor.

Asumir las potencialidades que el individuo lleva consigo mismo al arribar a la séptima década de la vida, es también justicia desde el punto de vista bioético.

Permitir la incorporación de los ancianos válidos en todas las actividades donde pueden, deban y quieran continuar siendo útiles, en el hogar, el barrio, el centro de trabajo y otros, de manera que no se conceptúen como carga económica improductiva.

Respetar su espiritualidad, sus costumbres, cultura, moral, puntos de vista, religiosidad, son derechos inalienables.

Autonomía

El hecho de ser mayor no resta derechos a decidir por sí mismo sobre conductas médicas, investigativas o terapéuticas.
El anciano es un ser activo, no pasivo. Es ético concebir la relación entre médico y paciente como una interacción entre sujetos activos.

APLICACIÓN EN QUEHACER PROFESIONAL

Debido a la fragilidad a la que son susceptibles los adultos mayores la relación de ayuda que puede ejercer la enfermera es de vital importancia desde el punto de vista de la prevención y promoción de la salud considerando la buena correlación entre la capacidad de valerse por sí mismo y la autoestima y entre autovalencia y percepción de buena calidad de vida, ya que quien es capaz de hacer las cosas por sí mismo tiene una percepción más positiva de sí que quien depende de terceros.Por ello siempre es importante considerar siempre dentro de nuestro quehacer que toda persona mayor debe ser evaluada de forma multidimensional: biológico-psicológico-socioeconómico y funcionalmente. Esta última, la más importante evaluación, nos permite conocer el grado de independencia o autonomía del adulto mayor y la movilidad diaria: bañarse, comer por sí solo, vestirse y otras, que pueden medirse cuantitativamente y definen la calidad de vida.

En la última etapa de la vida, el cuidado del anciano se parece mucho al cuidado del enfermo terminal, y los aspectos éticos en la toma de decisiones son clave. La toma de decisiones éticas es parte del diario quehacer de las enfermeras geriátricas.

Es aquí cuando conceptos como violencia, negligencia y diligo toman vital importancia dentro nuestro quehacer.

¡Todo lo que ha vivido vive siempre! Así como a la estructura del hombre llega a la infancia y llega a la vejez, a otros receptáculos de vida llegan florecimiento y decadencia que, sabiéndolo el sabio, no los teme.

Mahabharata. Poema épico hindú.


18 octubre 2005

 

ÉTICA DEL DOLOR



Descripción y analisis
¿Qué es el dolor?

“La Organización Internacional del Estudio del Dolor lo define como una experiencia sensorial y emocional asociada a un daño potencial o existente. Es la definición más moderna que existe y lo relevante es que agrega el aspecto emocional al hecho puramente fisiopatológico del dolor.

Es muy importante señalar que quitar el dolor es el primer principio de la bioética. El primer principio de la bioética, principio de la beneficencia, señala que las personas han de ser tratadas de manera ética, no sólo respetando sus decisiones y protegiéndolas de daño, sino también esforzándose en asegurar su bienestar, que se pueda beneficiar de los diversos tratamientos, y, de manera fundamental, de los tratamientos del dolor. En el misterio de la vida el hombre hoy nace sin dolor, desde hace años mediante la anestesia epidural la persona se beneficia de este tratamiento en este momento tan importante de la vida. Y también es ético que la persona termine su vida en paz y sin dolor. Así está establecido por todas las éticas; ética laica, católica, judía, protestante. Por ejemplo, el Papa Juan Pablo II afirmaba en su Encíclica “Evangelium Vitae” (pág. 42): Ya Pío XII afirmó que es lícito suprimir el dolor por medio de narcóticos, a pesar de tener como consecuencia limitar la conciencia y abreviar la vida. El final de la vida que representa un fuerte dolor psicológico no debería llevar añadido el dolor físico.
El profesional sanitario que trata enfermos en situación terminal tiene obligación de estar bien entrenado en el manejo de los diversos niveles de analgesia y aplicar en cada caso el conveniente para la situación del enfermo. En caso de que no consiga un eficaz control del dolor o se requieran técnicas especializadas (neurocirugía, radioterapia, neuroanestesia, etc.) debe poner al enfermo en manos del especialista indicado en su caso.

La función beneficiente del tratamiento del dolor

Ser beneficiente incluye la posibilidad que, si la familia lo solicita o requiere, se le permita al personal de enfermería o al terapeuta del dolor utilizar prácticas alternativas, cuando la medicina convencional no logre su objetivo. En bioética se plantea que es legítimo utilizar terapias de alto riesgo siempre y cuando:
- El paciente tenga dolor intolerable y persistente.
- Haya carencia de alternativas a la sobredosis.
- Existan altas posibilidades de eficacia analgésica.
- Exista concordancia con la expresión del paciente o su legítimo representante.
- Exista situación de enfermedad terminal.

Esta última cobra particular relevancia, dado que el cáncer en sí es una enfermedad compleja que ocasiona miedos, desesperanzas, y mucho dolor, principalmente en etapas terminales. Se ha estudiado que entre los dilemas éticos producidos en la atención del paciente con cáncer están todos los relacionados con la información sobre el diagnóstico, decir la verdad, entrega de información y sobre todo, el manejo del dolor.


APLICACIÓN EN EL QUEHACER PROFESIONAL

Una vez diagnosticada la enfermedad como terminal, el medico se desliga de la idea del curar, con lo que la enfermera toma un rol determinante, que es cuidar.
La aplicación de los cuidados paliativos por el profesional de enfermería pretenden; "dar la atención adecuada al enfermo, que le lleve a tener la mejor calidad de vida posible y que le permita llegar al desenlace final de su proceso en una situación de comprensión y ayuda, respondiendo de forma profesional a las necesidades físicas, emocionales, sociales y espirituales, dando prioridad a los objetivos del propio enfermo, tanto por parte del profesional de enfermería como de su familia, a la que se le ofrecen los medios y ayuda necesarios para llevarlo a cabo. En un ámbito hospitalario o mejor aún, en su propio domicilio"

17 octubre 2005

 

DILEMAS ÉTICOS DEL FINAL DE LA VIDA




Hoy la muerte es el tema tabú, es un término innombrable. Las clínicas quieren parecer hoteles, los cementerios parques y a los difuntos los maquillan tanto que parece que no lo fueran. En una cultura como la nuestra, tan centrada en el placer y en el bienestar, la muerte, el dolor y el sufrimiento son males que hay que eliminar a toda costa, por cuanto están desprovistos de sentido. La vida sólo tiene sentido cuando es productiva, fuente de placer, y la muerte se presenta en estas circunstancias como perturbadora.

El proceso de secularización al que asistimos ha influido negativamente en el significado de la muerte y el valor que se le atribuye al dolor. Ambas realidades aparecen absolutamente desprovistas de sentido. Por ello se la anticipa (eutanasia) o se la distancia (ensañamiento terapeútico). Un autor plantea que: "la eutanasia se vincula con el proceso de secularización que inunda a nuestra sociedad y que se expresa, sobre todo, como forma suprema de reivindicación de la independencia del hombre frente a Dios y, consecuentemente, como trivialización del sufrimiento y como rechazo del simbolismo religioso de la muerte". Hoy, para muchos, morir con dignidad significa decidir el momento de la muerte. En Europa, dado que cada vez es más común que las personas mueran en hospitales y no en sus casas, muchos llegan con un "testamento vital" en el cual dan instrucciones al médico acerca de cómo quieren que terminen sus vidas. Son muchos los movimientos que han surgido en Europa y Estados Unidos que reivindican el derecho a decidir el momento de la propia muerte. El Manifiesto de quienes reivindican el derecho a la eutanasia afirma que"... es inmoral aceptar o imponer el sufrimiento. Creemos en el valor y en la dignidad del individuo, esto implica que se le deje libre de decidir racionalmente sobre su propia suerte".
Es muy importante entender que los problemas éticos al final de la vida ocurren, en casos concretos. Decir que un caso concreto es un caso clínico significa que, de alguna manera, este caso es el producto de una relación clínica en el final de la vida, en la cual participan distintas personas, de los cuales participan el paciente, el personal de salud y la familia del paciente.
Actualmente los principales dilemas éticos en la etapa final de la vida, se enfocan en el paciente terminal, de los cuales se presentan;
- Anticipación de la muerte, la eutanasia.
- Prolongación de la vida a través de la determinación de los niveles apropiados de tratamiento. (ensañamiento terapéutico).

En esta ocasión solo se abordara el tema de la eutanasia

Eutanasia

Eutanasia es un término, que si bien en nuestra sociedad tiene una carga emotiva de tipo negativo, paradójicamente, deriva de las voces griegas eu (buena) y thanatos (muerte). Es decir, hace alusión a un bien morir, lo cual, desde el punto de vista de varios críticos, se entiende como una muerte digna sin sufrimientos innecesarios y en las mejores condiciones que cada caso permita.
Tradicionalmente se han identificado dos tipos de eutanasia: la activa y la pasiva. Se entiende por la primera la cooperación y el auxilio activo de una persona que acelera la muerte del paciente. La eutanasia pasiva consiste en privar al enfermo de los medios extraordinarios y artificiales que prolonguen su vida, en el caso de padecer una enfermedad incurable y dolorosa que le conduce a una muerte segura. La eutanasia pasiva, a su vez, se puede tipificar como tácita o expresa. Dentro de la eutanasia pasiva expresa, uno de los instrumentos es el conocido testamento vital, un documento de consentimiento en virtud del cual una persona expresa su voluntad de que, en el supuesto de padecer una enfermedad terminal, no sea sometida a tratamientos médicos.
Como su propia terminología indica, no es algo nuevo, es un tema que viene siendo debatido desde la antigua Grecia y Roma. Antiguamente se hablaba de suicidio asistido y era aceptado por las sociedades griega y romana. Al llegar el cristianismo esta idea cambió, puesto que se mantenía que la vida era un regalo de Dios, y que sólo Él podía darla o quitarla. No es hasta el s.XIX, cuando se empieza a hablar del derecho de las personas a decidir sobre cómo y cuándo quieren que su vida termine.
El tema de la eutanasia a menudo provoca enfrentamientos. En la sociedad el dilema que más se plantea es quien decide quien debe morir y quien debe vivir. El derecho de una muerte prematura se concibe en Estados laicos, pero no en Estados religiosos. Este tema suscita gran sensibilización pública, es por ello que se han creado organizaciones y asociaciones para la defensa de los intereses que se debaten.
Chile no está ajeno al debate mundial sobre la eutanasia. Si bien esa práctica está prohibida en estos momentos en nuestro país, existe un proyecto de ley patrocinado por el senador Nelson Avila que pretende legalizarla. En tanto, algunos países ya han legislado al respecto,como es el caso del Gobierno francés, como respuesta al conflicto legal generado por el caso Marie Hubert, quien en Setiembre del 2003 inyectó barbitúricos causando la muerte de su hijo Vincent de 22 años, tetraplégico y ciego desde hacía años, ha impulsado un marco legal para el final de la vida. El proyecto, ya conocido como "el modelo francés" o "la tercera vía" para el tema de la eutanasia, ha sido aprobado por 549 votos a favor y 2 abstenciones en la Asamblea Nacional francesa el 30 de noviembre recién pasado, para pasar a su discusión y aprobación posterior en el Senado.Se reconoce legalmente en este proyecto el "derecho a dejar morir" a los enfermos terminales e incurables que así lo soliciten, autorizando la suspensión de las medidas de soporte vital. Para evitar el encarnizamiento terapéutico se estipula que ante una persona en fase terminal se puede decidir la suspensión de todo tratamiento, así como utilizar medicamentos contra el dolor aunque con ello se pueda acelerar la muerte. La norma se basa en tres pilares: respetar la voluntad del paciente, evitar la obstinación irracional en ciertos tratamientos médicos, y luchar contra el sufrimiento. Se define además que estas decisiones se limitan a pacientes graves e incurables, y que la voluntad del paciente se debe respetar después de haberle informado de las consecuencias de su decisión. Para los casos en los cuales los pacientes no hubiesen expresado su voluntad se considera una decisión colegiada entre médicos y familiares. El proyecto francés no despenaliza la eutanasia ni ampara legalmente el suicidio asistido. El consenso, que incluyó a representantes de distintos credos y posiciones, logró definir así un modelo de acompañamiento y de respeto al final de la vida. Esta posición contrasta con la legislación holandesa que desde 2001 acepta la eutanasia activa como un acto legal, y con el modelo belga que desde 2002 legaliza la eutanasia, en ambos casos bajo condiciones precisas que la regulan. Lo importante del modelo francés, en vías de convertirse próximamente en ley, es que reconoce el derecho a morir para evitar los frecuentes excesos de tratamientos que no se suspenden por temor a adelantar la muerte, con lo cual se produce el encarnizamiento terapéutico que aumenta el sufrimiento del enfermo y de su familia. La paradoja es que en estos casos de tratamientos excesivos, basándose en el respeto a la vida, se provoca un daño violando así el principio bioético básico de No Maleficencia. La distinción entre provocar activamente la muerte (eutanasia) y permitir la muerte es esencial en todo debate sobre las decisiones a tomar ante el final de la vida. Los cuidados en esta etapa deben responder a las necesidades reales del paciente que son disminuir el sufrimiento y favorecer una muerte en paz. En otras palabras esto significa ofrecer cuidados paliativos de excelencia, entendidos como el mejor alivio del dolor junto a acciones de apoyo en los planos psicológico, espiritual, familiar y social. En la medida en que se desarrollen e implementen estos cuidados, las peticiones de eutanasia serán innecesarias pues ellas se explican precisamente por la insuficiencia del cuidado y del apoyo que reciben los enfermos al final de su vida.

El que hacer de la enfermería ante pacientes que se encuentran en el final de la vida

Bener en 1987 clasificó en 7 campos o áreas de actividad de los cuidados de enfermería ante un paciente moribundo:

A.Función de ayuda al enfermo
Se puede desglosar en:
1. Relación terapéutica.Se debe de crear un clima que favorezca y consolide la relación enfermera-paciente; lo cual permite conocer al enfermo como un SER INTEGRAL.Tanto la enfermera como el paciente deben tener una idea aceptable de la enfermedad, dolor, miedo, angustia y cualquier emoción intensa o compulsiva; brindando al paciente apoyo: asistencial, social, emocional y espiritual.
2. Lograr la dignidad del ser humano frente al dolor y ante la inminencia de la muerte, proporcionando medidas de alivio enalteciendo las condiciones de vida por corta que ésta pueda ser. El personal de enfermería debe de encontrar el medio para ayudar, apoyar y consolar tanto al paciente como a sus seres queridos.
3. Permanecer al lado del paciente logrando mantener un contacto estrecho, lo que permite expresar sus emociones, aunque no sea necesario pronunciar ni una sola palabra.
4. Alertar al paciente en la participación de su propia supervisión del proceso de atención a su enfermedad, cuyo fin es aumentar el dominio del paciente sobre su vida.
5. Interpretar el dolor y elegir las medidas adecuadas para cuidar y consolar el sufrimiento.
6. Proporcionar alivio y establecer comunicación a través del sentido del tacto; por medio de un contacto cálido y humano; que transmita sentimientos de apoyo, aportando estímulos de bienestar físico y sobre todo de amor.
7. Facilitar el apoyo moral e informativo a la familia del paciente. Debemos de tener en cuenta las necesidades del paciente, pero también de una manera especial, la familia.
8. Orientar al paciente en el curso de su enfermedad acerca de las fluctuaciones emocionales y orgánicas que irá presentando.
9. Trazar objetivos con fines reales y terapéuticos; los cuales deben ser realistas y accesibles; orientándolos a la mejoría del comportamiento social, condición física, psicológica y espiritual.
10. Crear y mantener un equipo terapéutico en donde se puedan expresar los sentimientos, experiencias y dudas con el fin de sobrellevar la carga emocional que implica el trabajo de ser enfermera.

B. Función docente
Esta función no sólo debe ser con el paciente sino también con el familiar y el equipo de salud.
1. Evaluar la disposición del paciente para recibir explicaciones.
.2. Ayudar al paciente para que integre su enfermedad en su diario vivir.
3. Descubrir y entender la interpretación que hace el paciente de su propia enfermedad.4. Explicar cada uno de los tratamientos y procedimientos que se va a realizar.

C. Función diagnóstica y de supervisión
La enfermera es la que pasa el mayor tiempo con el paciente, por lo que es capaz de realizar un diagnóstico y ejecutar un plan de cuidados ajustado a las necesidades de cada paciente, por lo que debemos de tener en cuenta:
1. Apreciación y documentación de cambios significativos en el estado del paciente,
2. Prevenir las crisis y/o empeoramiento antes de que sea una situación grave.
3. Evitar las complicaciones.
4. Anticipación de las necesidades asistenciales del enfermo.
5. Valoración de las posibilidades de satisfacción del paciente y su capacidad de respuesta a las distintas vías de tratamiento.

D. Acción eficaz de situaciones que cambian radicalmente.
La enfermera debe evaluar, proceder y movilizar al paciente idóneamente para evitar complicaciones; así mismo actuar rápidamente en caso de urgencia.

E. Administración y supervisión de las intervenciones y tratamientos terapéuticos
Estas actividades pueden ayudar a:
1. Iniciar o mantener una terapia intravenosa con mínimo riesgo y complicaciones no deseadas.
2. Administrar de manera segura y eficaz medicamentos. Estando atenta a efectos adversos, reacciones secundarias, toxicidad, etc.
3. Movilizar al paciente para evitar lesiones por presión, complicaciones respiratorias y gastrointestinales.

F. Supervisión y garantía en cuanto a la calidad de la asistencia
1. Facilitar un dispositivo de soporte que garantice una asistencia sin riesgos.
2. Discernir qué se puede omitir o añadir a las prescripciones médicas sin riesgos para el paciente.
3. Coordinación con el equipo interdisciplinario de salud para proporcionar una atención de calidad al enfermo en su entorno bio-psico-social y espi-ritual.Nosotras como enfermeras debemos coordinar, ordenar y satisfacer las necesidades y exigencias de nuestros pacientes, por lo que debemos.

Debemos comprender las necesidades de nuestros pacientes, conocer sus capacidades y sus limitaciones. El cuidado de las necesidades físicas, espirituales, psicológicas y sociales de nuestros enfermos que deben ser el núcleo central de nuestra profesión ante el dolor, enfermedad, agonía y muerte. Todo paciente necesita ser considerado como ser humano, requiere de protección contra la rutina y la atención impersonal.

G. Coordinación en la organización del equipo interdisciplinario
Es de vital importancia para la enfermera mantener relaciones adecuadas con todo el equipo de salud para brindar una atención de calidad a todos nuestros pacientes, manteniendo una buena comunicación con todos y cada uno de ellos.

16 octubre 2005

 

ÉTICA Y SIDA




QUEHACER DE ENFERMERÍA


La actitud del profesional de enfermería ante un con VIH, debe ser la misma que ante cualquier enfermo que presente cualquier otro tipo de patología. Lo importante en este caso es demostrar seguridad en lo que se hace, y si fuese necesario buscar un apoyo especializado y con esto brindar los cuidados integrales al paciente.
Es importante que como profesionales de la salud al enfrentarnos a un paciente con SIDA comencemos por una revisión personal de nuestras creencias, valores y actitudes; esto a su vez nos va a ayudar a modificar las conductas que puedan entorpecer el trabajo con nuestros pacientes.
Hemos de destacar que no existe una uniformidad de criterios por parte de las autoridades sanitarias, para el tratamiento y cuidado del paciente VIH Positivo en cuanto a las medidas de prevención a adoptar por el personal sanitario, por otra parte es de destacar que tampoco hay uniformidad de criterios en cuanto a las medidas de prevención que cada profesional lleva a cabo. Por ello cuando se realizan cuidados a un paciente, como nadie puede garantizarnos su inocuidad frente a cualquier infección, debe tratarse como potencialmente infectado, se debe realizar el mismo trato a todos los pacientes y mantener con todos ellos las mismas medidas de prevención y precaución.
Como primera reacción ante un caso diagnosticado ciertamente de VIH +, suele ser de rechazo y actitud negativa al tener que realizar cuidados de enfermería y llevar a cabo el tratamiento como a los demás pacientes, posteriormente y por la responsabilidad profesional que nos corresponde asumir realizamos el tratamiento y los cuidados como a cualquier otro paciente, pero tomando el máximo cuidado y extremando las medidas preventivas y de autoprotección.
La transmisión del SIDA estaba ligada inicialmente en nuestro medio a prácticas de riesgo: relaciones homosexuales y adicción a drogas por vía parenteral compartiendo jeringas.
Actualmente, el panorama está cambiando, y la frecuencia de los casos debidos a relaciones heterosexuales aumenta cada día. De hecho, es la vía de adquisición más frecuente en algunos países.
Para evitar el contagio por compartir jeringas o por relaciones sexuales, la única medida eficaz es suprimir dichas prácticas de riesgo: curar la adicción, y "la abstención de relaciones sexuales o mantenerlas con una pareja sana, mutuamente fiel, son las únicas medidas completamente seguras de prevención". Además, el uso de preservativos puede reducir el riesgo de contagio por vía sexual.
Es sabido que los preservativos fallan mucho, especialmente cuando son empleados por adolescentes. Además, su recomendación asidua en campañas oficiales de sanidad, produce la falsa creencia de que son eficaces, con lo que éstas fomentan unas relaciones biológicamente peligrosas.
Otro aspecto de la prevención afecta a la transmisión vertical, es decir, de una madre enferma a su hijo. En la prevención de esta transmisión, sólo muy recientemente se ha hecho hincapié en la posibilidad de limitarla de modo casi completo tanto durante el embarazo como la lactancia. Anteriormente, era casi sistemático el recurso a la contracepción o a la esterilización de la mujer para evitar que vinieran al mundo hijos enfermos. Hoy está demostrado que, con el tratamiento adecuado, dicha transmisión se puede reducir a cifras insignificantes; esto, sumado a la mayor esperanza de vida en los enfermos adecuadamente tratados, abre las puertas a una vida familiar plena y llena de satisfacciones a las mujeres que padezcan la enfermedad. Plantear de entrada la contracepción o la esterilización a estas pacientes es hoy una crueldad innecesaria que se añade a los sufrimientos de la enfermedad.
Por último, está pendiente el desarrollo de una vacuna, en la que hay puestas grandes esperanzas, sobre todo por parte de personas que, por distintas razones, pueden verse contagiadas, especialmente el personal sanitario que debe atender a estos enfermos.
Con respecto al diagnóstico, el equipo médico debe tener en cuenta los riesgos reales para terceros, sin dejarse llevar por falsos alarmismos: debe aclarar repetidamente ante la opinión pública que la convivencia cotidiana con un enfermo, sin relaciones sexuales, no es contagiosa. Esto se aplica a los colegiales compañeros de un niño enfermo o a los compañeros de trabajo. Por esta razón, en muchas ocasiones no es necesario divulgar la situación del paciente, pues no supone peligro para nadie. Esa divulgación podría desencadenar problemas derivados del prejuicio de fácil contagio, y hundir la fama del paciente.
En el diagnóstico del SIDA plantea un posible conflicto de intereses: por una parte, saber si una persona padece la enfermedad es fundamental para poder tratarle adecuadamente, y evitar el riesgo de contagio a terceros, especialmente el equipo sanitario que le atiende. Por otra, el paciente puede considerar que el hecho de que se sepa que padece dicha enfermedad puede suponer que dicho dato se difunda, con el consiguiente desprestigio social para su persona, y preferir, por tanto, que ni siquiera se realice la prueba diagnóstica.
A este respecto, es primordial una obligación de estricto secreto del equipo asistencial. Sólo la garantía de un secreto profesional estrictamente guardado permite el ámbito de confianza necesario para un tratamiento correcto del paciente, que sería prácticamente imposible de lo contrario. Esta garantía debe comenzar por cortar los comentarios de pasillo del hospital, que lo ponen en peligro mucho más que las preguntas directas.
El secreto médico, sin embargo, no es una obligación absoluta. Ante el posible daño a terceros o peligro para la sociedad, el médico debe instar al paciente a que comunique la enfermedad que padece a quienes pudieran verse afectados (en este caso, cónyuge o pareja especialmente). Si el paciente se niega, el médico deberá revelar este secreto, exclusivamente en la medida en que sea necesaria para evitar el daño. Lo ideal, de todos modos, es que lo haga el propio enfermo, en la presencia del médico, para que éste aclare todas las dudas que pueda plantear la persona afectada.
A la hora del tratamiento, el principio ético básico es la no discriminación de estos pacientes, sea porque pueden contagiar al equipo sanitario una enfermedad mortal o por la repulsión que pueda causar el estilo de vida que ha llevado a padecerla. Esto no significa que el equipo asistencial debe actuar insensatamente, sometiéndose a riesgos indebidos: es razonable tomar las precauciones adecuadas, como el empleo de dobles guantes, medidas pertinentes para el manejo de las secreciones biológicas del enfermo, etc.
También forma parte de la ética del SIDA someterse a los tratamientos razonables que el médico sugiera.
Visto desde el punto del principalismo debemos tener claro lo siguiente:
Respeto a reconocer la autonomía: implicancias en la toma de decisiones
Beneficencia: estudios de investigación
No Maleficencia: no perjudicar a los individuos que se someten al estudio
Justicia: trato igualitario para los sometidos al estudio
Debemos distinguir entre los cuidados y el trato que se realiza a este tipo de enfermos y los cuidados y trato que se deben realizar. En relación a lo que se hace debemos destacar la entrada en juego de una serie de variables que debemos tener presentes: preconceptos previos, contexto en el que se desarrolla el cuidado (cargas de trabajo, tiempo de que se dispone, equipo de trabajo, ...), posición de la familia ante el paciente y ante la enfermedad y actitud del paciente ante la patología. En relación a lo que se debe hacer, la profesión de enfermería ante el paciente con VIH+ debe intentar cubrir las necesidades que el paciente no pueda cubrir por si sólo, prestándole el soporte psíquico, físico y emocional que necesite, evitando posturas de rechazo o de sobreprotección hacia estos enfermos, se debe buscar una aproximación al paciente, una aproximación a la familia y un intento por establecer una relación con el paciente, como uno de los objetivos a establecer podría ser el intento de ayudar a asumir la muerte que se acerca.

Teniendo en cuenta que no hay fórmulas mágicas el enfoque que queremos dar desde el punto de vista de enfermería es hacer ver que en la medida en que propiciamos el respeto, la honestidad o la convivencia, entre otros valores, pero también la solidaridad, la justicia, el diálogo o la libertad, todos podremos aportar no sólo a la prevención del sida, sino a la construcción de la esquiva paz.
Y finalmente lo más importante, El secreto profesional:
"Lo que en el tratamiento o incluso fuera de él, viere u oyera en relación con la vida de los hombres, aquello que jamás debe trascender, lo callaré teniéndolo por secreto"
Juramento Hipocrático
Siglo IV o V A.C.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?